Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel
Visión de túnel

Visión de túnel

Dagoberto Rodríguez
22 Ene - 28 Mar 2020
Madera, 23

La primera exposición individual de Dagoberto Rodríguez en la Galería Sabrina Amrani, Visión de túnel, se centra en una nueva serie continua de acuarelas que representan una arquitectura futurista simple, como variaciones alrededor de la imagen del túnel y el corredor. De estas visiones lúdicas de un mundo mecánico construido con bloques de Lego emana, paradójicamente, una atmósfera distópica sin el menor rastro de humanidad. Estos túneles nos transportan a un espacio que no es real ni está ubicado. Aumentan la experiencia de la gravedad y la espacialidad, ejerciendo una fuerte fuerza de atracción hacia las profundidades. Para el artista cubano, que vive entre La Habana y Madrid, estos dibujos constituyen una sólida metodología de trabajo. El uso de la acuarela es fundamental para su proceso creativo, como una forma de trabajar, revisar y archivar sus ideas, que a menudo se basan en una fantasía de posibilidades para cualquier situación dada. El dibujo también juega un papel integral, como herramienta técnica para la elaboración artística, como carpintería o bocetos arquitectónicos. Las turbinas de los aviones, las góndolas aeroespaciales, las estructuras aeronáuticas, la infraestructura urbana han colonizado durante muchos años su imaginación. "Para los cubanos, que viven en una isla tan aislada, un avión es como un puente que te lleva a otra dimensión, como una ventana de escape", dijo sobre su fascinación por la arquitectura utópica y la aeronáutica. “Sin embargo, mi galaxia está justo aquí en la Tierra. Quiero alcanzar un reino que esté dentro de nuestros parámetros terrestres y cultura social ”. Siguiendo este estado mental, Visión de túnel se abre como un nuevo capítulo, que da final a 27 años de colaboración con el histórico colectivo cubano Los Carpinteros en 2019, y proyecta el comienzo de su carrera en solitario en un nuevo episodio.
 

El túnel es en sí mismo una polifonía de significados, una polisemia que simboliza todos los cruces oscuros, ansiosos, dolorosos o expectativas que pueden llevar a otra vida. Ejecutadas meticulosamente, las acuarelas son de escala monumental. Este medio requiere dejar ir mientras se logra un equilibrio entre el control y la libertad del gesto. La acuarela es el medio que se elije para la ilustración de texto, de manuscritos egipcios o medievales. Inmersivos, estos dibujos llaman la atención, como si pudieras pasar al otro lado del espejo o ser absorbido por este. Los dibujos se vuelven aún más creíbles gracias a un despliegue de efectos ilusionistas que alientan la transición a otro mundo. Dagoberto Rodríguez crea narraciones ultra contemporáneas y urbanas de un mundo mecánico, frío y deshumanizado bañado en una luz eléctrica ... Una especie de mundo exterior, cerrado en sí mismo, enigmático, sin puntos de referencia y del que no sabemos si es onírico, distópico o concreto.

 

Los túneles y corredores son caminos de comunicación cubiertos y oscuros sin una ubicación clara, que nos llevan a través de la oscuridad de un área de luz a otra. Transmiten la imagen de lo irreversible, la prueba o el paso de un estado a otro. Al final de cada túnel, una puerta simboliza su naturaleza infinita. El túnel es la ilusión de la perspectiva, su emblema, según la definición de Alberti de la pintura como una ventana abierta al mundo. Dentro de la pintura épica, está en juego todo el enigma del mundo y la historia de la pintura. También alude a los juegos de carreras actuales en nuestros teléfonos inteligentes o a la realidad virtual, a todas estas ventanas y pantallas múltiples que nos succionan a los túneles de información.

 

En el corazón del corredor, estamos entre dos espacios confusos, como en tránsito, sin posibilidad de escapar. Si bien pueden parecer ilimitados, estos túneles nos mantienen prisioneros. Y esos túneles, ¿encarnan la prisión de nuestro conocimiento o de nuestras certezas? Tienen un horizonte falso. Vagando hacia la luz al final del túnel como en la cueva de Platón, no sabemos si encontraremos la salida o si es solo la luz que nos guía hacia el siguiente corredor. Parece que esos túneles generan sentimientos de claustrofobia, estancamiento, inseguridad y quizás también frustración. Simbolizan el mundo contemporáneo donde todos nuestros dogmas han sido derrocados y donde no sabemos a dónde vamos. Citando a Milan Kundera en Identity: “Me imagino la vida delante de mí como un árbol. Solía ​​llamarlo el árbol de las posibilidades. Vemos la vida de esa manera solo por un breve tiempo. A partir de ahí, se convierte en un circuito establecido de una vez por todas, un túnel del que nunca se puede salir. Foucault ya había hablado en Disciplina y Castigo de "mazmorras conceptuales de encarcelamiento". Esos túneles también se refieren a la historia interminable de Cuba, cuyas direcciones futuras no se pueden predecir. Hijo de un astrónomo entusiasta, Rodríguez creció en Cuba en un ambiente socialista, una "ciencia ficción comunista", "un estado utópico fallido", por citarlo. Del acceso limitado de Cuba a la tecnología, heredó una especie de "síndrome de Robinson Crusoe". Tener que hacer las cosas solo, paso a paso, a través del reciclaje y la inventiva ha sido su manera de encontrar un nuevo lenguaje como sistema expresivo. Quizás es por eso que todas sus fantasías arquitectónicas están construidas en Lego, un juego con principios y reglas elementales. Luego, los ladrillos de Lego podrían desmontarse, deconstruirse o aglomerarse en nuevos bloques para expandirse en cualquier momento, como un gran campo de construcción. Este mundo de Lego también puede colapsar en cualquier momento como la utopía comunista de Cuba. También es una muestra de la extrema fragilidad del mundo actual de imágenes e información, donde las construcciones ya no son sólidas.

 

Las acuarelas de Dagoberto Rodríguez evocan simultáneamente los dibujos visionarios de Ciudad espacial de Yona Friedman (1959–60) o Nueva Babilonia de Constant Nieuwenhuys (1956–1974), así como las visiones de ciencia ficción de 2001 de Stanley Kubrick: Una odisea del espacio (1968) o George Lucas Star Wars IV Death Star (1977). En respuesta a la urbanización desenfrenada de la Europa de la posguerra, algunos arquitectos comenzaron a diseñar mega estructuras a fines de la década de 1950 como nuevos modelos de planificación urbana, más móviles, más relacionales y en línea con el progreso tecnológico y los nuevos estilos de vida. Estas visiones futurológicas tenían como objetivo liberar al individuo del formateo, proponiendo la movilidad y la red como caminos hacia la emancipación. Por lo tanto, las obras de Rodríguez recuerdan las famosas escaleras laberínticas de Escher que nunca sabemos dónde comienzan y dónde terminan. También recuerdan la imagen del agujero de gusano, el atajo a través del espacio-tiempo que teóricamente permitiría viajar de un punto a otro, como predijo la ciencia ficción (antes que la ciencia) en la década de 1960.

 

El túnel también es una referencia a todas las almas invisibles que trabajaron en condiciones dolorosas y peligrosas. Son espacios sin aire, sin luz, inhóspitos, inhumanos incluso. Sus moradores están a veces condenados a muerte. Así, la línea ferroviaria es también la imagen de la vida colectiva o social y del destino común. Pero los túneles ferroviarios también son prisiones humanas, donde ocurren actividades humanas perjudiciales y arduas como la minería o la propia construcción del túnel. En este sentido, el artista se inspira en los dibujos del artista mexicano de arte brut Martín Ramírez (1895–1963). Con la esperanza de encontrar un trabajo que pudiera alimentar a su familia, Martín Ramírez emigró a un nuevo El Dorado, Estados Unidos, a la edad de treinta años. En el norte de California, trabajó en la construcción minera y ferroviaria. Sujeto a trastornos mentales, fue internado en 1931 en el Stockton State Psychiatric Hospital, de donde escapó varias veces y regresó siempre por su propia voluntad. Sufriendo de esquizofrenia, comenzó a dibujar allí en 1935, obsesionado con los túneles ferroviarios. Además, en cuanto al artista mexicano, los túneles evocan la idea de un Eldorado para todos los migrantes que arriesgan su vida al intentar tomar el Túnel del Canal entre Francia y el Reino Unido, a pesar de los riesgos y peligros. Simboliza todo el movimiento desenfrenado de las poblaciones con la esperanza de una vida mejor.

 

Cuando se altera la visión mientras se conduce un avión, un automóvil o cuando el individuo cruza una carretera o pasa cerca de puentes, túneles o vías subterráneas, la pérdida de visión periférica se denomina "visión de túnel". También es una metáfora de la estrechez y el cierre de la mente de un individuo. Tal vez los túneles metaforizan el dogma de la educación, del formateo de las mentes, lo que hace que la historia se repita sin cesar, generación tras generación, en lugar de abrirse a otras visiones y perspectivas. El mundo de hoy obliga a las personas a estar en un ferrocarril para ser reconocidas y valoradas. Estamos atrapados en un túnel único, que probablemente nunca cruzará una visión paralela. De hecho, para Dagoberto Rodríguez “Millones de personas conviven en grandes ciudades, pero nunca logran integrarse por completo. A pesar de que el mundo en general se ha convertido en un lugar mucho más cómodo que hace 20 años, en términos tecnológicos, gracias a los teléfonos celulares, Internet, etc., no nos hemos puesto al día social o emocionalmente en términos de interacción ". Sus túneles, vacíos de toda presencia humana, son visiones de un mundo deshumanizado donde la interacción social se está volviendo cada vez más rara.

 

En Visión de Túnel, Dagoberto Rodríguez se expresa a través de narrativas simbólicas y filosóficas que están abiertas a múltiples interpretaciones: “Mi trabajo es ciertamente metafórico y simbólico,  y las metáforas tienen por lo general un profundo valor conceptual”, escribe. “El arsenal de objetos con el que interactuamos cada día está dotado de un enorme potencial simbólico para mis narrativas. (…) La arquitectura es también un objeto, capaz de generar un lenguaje y expresión.”

 

Continuará...

 

Jérôme Sans

  • Otras exposiciones: