Ver versus ver

Ver versus ver

Exposición colectiva
4 - 25 Jul 2020
Sallaberry, 52

Sabrina Amrani se complace en presentar Ver versus ver, una exposición colectiva que invita a reflexionar sobre lo que hay más allá de lo visible, presentando obra de :mentalKLINIK, Manal AlDowayan, Joël Andrianomearisoa, Amina Benbouchta, Gabriela Bettini, Zoulikha Bouabdellah, Babak Golkar, Alexandra Karakashian, Waqas Khan, Nicène Kossentini, Timothy Hyunsoo Lee, Mónica de Miranda, Dagoberto Rodríguez, Jong Oh, Edison Peñafiel y UBIK..


Decía Marcel Duchamp que estaba interesado en las ideas, y no en los productos visuales. En este mismo sentido, desdeñaba también los pensamientos cuando estos dependían de palabras. Pero antes y después de Duchamp se han llenado muchas páginas, precisamente de palabras, para hablar del pensamiento abstracto, de cómo funcionan las ideas, del condicionamiento del lenguaje o del trasfondo de los conceptos que encierran las palabras. Lo mismo ocurre con las imágenes, que aún valiendo mil palabras como reza el dicho, también se presentan contenidas en una realidad que nos puede decir cosas muy diferentes según el momento, la persona o el lugar. Si no sabemos ver, quizás estemos condenados a que el mundo nos engañe. No podemos fiarnos siquiera de lo que vemos como verdades categóricas sin plantearnos qué es lo que estamos viendo. Sin reflexionar, sin ver más allá. Saber ver y cuestionar es una habilidad esencial en la vida y en el arte. Porque lo mismo sucede con el arte: una obra no es una imagen en sí, tampoco un conjunto de técnicas elaboradas con más o menos talento, sino todo lo que hay detrás.


Un contexto, un artista y su trayectoria, un concepto, toda una historia que puede o no ser contada. Por eso Ver y ver. Hemos querido emplear una sola palabra con un significado que tiene varias posibilidades. Una misma forma que implica lecturas más profundas. Hoy no nos interesa la diferencia entre mirar y ver, sino entre un ver (y quizás creer ver) y tomarse el momento de reflexión para llegar hasta un significado más profundo. Porque ver arte implica una reflexión. Y generalmente, genera más preguntas que respuestas. Pero son las preguntas las que inspiran nuestra curiosidad, las que llevan a experimentar, las que generan conversación y también entendimiento. En nuestra opinión, son las preguntas y no las respuestas, las que aceleran la curva del aprendizaje.


De modo que ante un mismo acto de profundidad distinta, podemos ver también distintas obras. Parafraseando de nuevo a Duchamp, las obras podrían ser un producto del espectador y no del artista. ¿O son producto de una historia, una trayectoria o un relato que el artista trata de comunicar? Y en este último caso, ¿podemos evitar que nuestra experiencia personal y nuestros sentimientos, nuestra percepción en general, no cambien lo que el artista quería contar? Estamos convencidos de que éstas y otras preguntas forman parte de la magia del arte (transportables a multitud de conversaciones) y dejamos la puerta abierta a que cada cuál se haga las suyas propias.