'Desencuentro(s)'

Younes Baba-Ali

11 Ene - 18 Feb 2012

Un ojo en Occidente, y otro al otro lado del Estrecho. La visión migrante del artista marroquí Younes Baba-Ali (Oujda, 1986) protagoniza su próxima exposición 'Desencuentro(s)' en la galería Sabrina Amrani (Madera, 23. Madrid).

 
La muestra reflexiona sobre los procesos migratorios, pero también sobre el anonimato del hombre hipermoderno, cada vez más alejado de la idea de comunidad. Sonido, vídeo, instalaciones, dibujos e incluso objetos que también tuvieron su propia migración hacia Europa conforman esta propuesta de espíritu burlón, con la que Sabrina Amrani prosigue su aproximación al arte que se está gestando en el Norte de África y Oriente Medio.
 
Baba-Ali asegura que, sin la interacción de los espectadores, muchas de sus piezas carecen de sentido. Por eso, invita a ‘vivir’ los desencuentro(s) de su obra, transportando al visitante a las sensaciones que produce la vuelta a casa de un inmigrante o a una llamada a la oración en uno de los lenguajes más universales, el código morse. La muestra en la Galería Sabrina Amrani se abre con la instalación ‘Social Landscape’ (Paisaje social), toda una declaración de intenciones del trabajo de Baba-Ali. La pieza se desarrolla a partir de unos pájaros de plástico fabricados en China y adquiridos por el propio artista en un zoco de Estambul. Siguiendo un camino similar al de estos juguetes chinos, muchos jóvenes africanos sueñan insistentemente con volar hacia la vieja Europa en busca de ‘El Dorado’. Sin embargo, como explica Baba-Ali, el sueño puede ser tan vacío e ilusorio como el interior de estos pájaros, fabricados mecánicamente.
 
Los desencuentros y contradicciones del proceso migratorio también se muestran en las instalaciones ‘Ending your life under the sun’ (Terminando tu vida bajo el sol) y ‘Parabole’ (Parabólica). En la primera, Baba-Ali muestra el otro lado del proceso migratorio: el de los retirados occidentales que buscan pasar sus años de jubilación en los soleados países del Sur de Europa y Norte de África, como España, Marruecos o Túnez. Por eso, la pieza consiste en un ataúd que esconde en su interior una máquina de rayos UVA. Mientras, Parabole ofrece el anverso de las migraciones: una antena parabólica, siempre presente en las casas de múltiples comunidades de inmigrantes, buscando una señal que conecte al individuo con su origen … sin éxito.
 
El sonido, una de las señas de identidad de la obra de Baba-Ali, entra en escena con ‘Call for Prayer’ (Llamada a la oración): un megáfono llama a la oración cinco veces al día en la hora exacta en la que los muecines comienzan a cantar cada día. Se trata de un sonido al que pocos occidentales son ajenos, aunque no entiendan el significado de lo que escuchan. En esta instalación, el artista ofrece su versión en código morse… ¿romperá la barrera del lenguaje?.
 
El viaje propuesto por Baba-Ali termina con una vuelta a casa, muchas veces igual de difícil y contradictoria que la entrada en un país extraño. ‘Untitled (Landspace)’ muestra un paisaje repleto de bolsas de basuras. Es una de las imágenes que reciben al expatriado que regresa a muchos países del Norte de África y Oriente Medio: las bolsas de plástico no biodegradable que no se recogen en el bullicio de los zocos y que, abandonadas, el viento arrastra hasta engancharlas en los árboles.
 
 
  • Otras exposiciones: